CommunicationMotivationSelf-affirmationSelf-efficacy

¿Sus clientes están a la defensiva? Si es así, la autoafirmación puede ayudar.

Peter Harris and Ian Hadden, The Self-Affirmation Research Group, School of Psychology, University of Sussex, UK

¿Alguna vez te has resistido a enfrentarte a algo que preferirías ignorar? ¿Quizás su afición por algo malo para usted que come con demasiada frecuencia o su tendencia a evitar los chequeos médicos? Bueno, no estás solo. La mayoría de nosotros pensamos que, en general, somos personas bastante sensatas y competentes. Por lo tanto, que nos digan que algo que hacemos no es realmente sensato o competente puede ser todo un reto. Como resultado, podemos ser bastante hábiles en resistir mensajes que preferiríamos no escuchar.

Desafortunadamente, resistirse a los mensajes sobre los riesgos para la salud, como los efectos del sobrepeso, del tabaquismo o de no seguir un régimen de medicación, puede tener graves consecuencias tanto para la calidad como para la duración de la vida. Entonces, ¿cómo puede usted, como profesional de la salud, ayudar a los clientes a aceptar los mensajes de salud que prefieren ignorar? Una técnica conocida como autoafirmación podría ayudar.

Una autoafirmación es un acto que ayuda a alguien a asegurarse de que es una persona buena y competente. Esto reduce su necesidad de protegerse de un mensaje de salud que implica que no lo son, lo que les ayuda a tratar el mensaje de manera más objetiva y a centrarse en su pertinencia e implicaciones para ellos personalmente. Esto, a su vez, puede alentarlos a tomar medidas para abordarlo. Aquí encontrará más información sobre la teoría que subyace a la autoafirmación.

Casi cualquier cosa se califica como una autoafirmación, incluyendo recordatorios de las buenas obras, talentos especiales, fortalezas de carácter o relaciones sociales importantes. Actualmente, la técnica más investigada para inducir la autoafirmación es una afirmación de valores en la que las personas responden preguntas o escriben sobre sus valores más importantes, como ser generosos u honestos.

La evidencia de que la autoafirmación puede funcionar proviene de estudios experimentales. Los participantes que han sido incitados a autoafirmarse (a menudo en una sola ocasión) tienden a creer más en los mensajes de salud y se sienten más dispuestos a cambiar en comparación con los que no lo han hecho. Las autoafirmaciones también han dado lugar a cambios en el comportamiento varios meses después. Se han encontrado beneficios de la autoafirmación para una amplia gama de conductas de salud, incluyendo el consumo de alcohol, el tabaquismo, el sexo inseguro, el consumo de mercurio en el pescado graso, el dopaje en el deporte, el consumo de frutas y verduras, la actividad física, el uso de hilo dental y la protección solar. Algunos estudios han encontrado que los efectos pueden ser más fuertes entre aquellos que son más difíciles de comprometer, como las personas que beben o fuman más o que están ansiosas por broncearse.

El trabajo ha consistido principalmente en la investigación preventiva en muestras de jóvenes no pacientes, pero también se han realizado algunos estudios con grupos de pacientes. Por ejemplo, los pacientes en hemodiálisis a los que se les pidió que recordaran actos de bondad anteriores mostraron un mejor control de los fosfatos y una mayor adherencia a la guía de ingesta de líquidos durante los 12 meses siguientes que los que no lo fueron. Los pacientes afroamericanos hipertensivos mostraron una mejor adherencia a la medicación después de recibir una intervención que incluía un componente de autoafirmación.

Entonces, ¿cómo podrías usar la autoafirmación en la práctica? Consideremos una consulta en la que usted quiera transmitir un mensaje de salud que pueda desafiar a su cliente, por ejemplo, sobre los efectos nocivos de fumar o de no tomar sus medicamentos según lo prescrito. Si dispone de 5 a 15 minutos y la alfabetización no es un problema, podría intentar un simple ejercicio de afirmación de valores al comienzo de la consulta. Puedes pedirle a tu cliente que escriba o hable en privado sobre su valor más importante y por qué es importante para ellos, o que complete algunas escalas diseñadas para recordarles sus valores. Una vez que lo hayan hecho, usted podría transmitir el mensaje de salud sobre los riesgos del tabaquismo o de la no adherencia.

Si el tiempo o la alfabetización son problemas, se ha utilizado ampliamente un breve cuestionario de amabilidad para inducir a la autoafirmación. Recientemente también se han desarrollado algunas otras técnicas breves. Esto incluye intentos de reducir la afirmación de valores a unas pocas frases clave, utilizar cuestionarios de valores para integrar la afirmación con el mensaje, o ayudar a las personas a formar la intención de autoafirmarse cuando se ven amenazadas. Sin embargo, en el mejor de los casos, sólo se han utilizado en unos pocos estudios hasta ahora y sabemos poco sobre su eficacia.

Usted puede encontrar algunas de estas manipulaciones en la página de recursos de nuestro sitio web del Grupo de Investigación de Autoafirmación (SARG) en la Universidad de Sussex. (Están en inglés.) Con mucho gusto le aconsejaremos sobre estas y otras técnicas de autoafirmación que podría estar considerando.

Puntos para la práctica

1) ¿Cuándo debo considerar el uso de la autoafirmación?

Considere el uso de la autoafirmación cuando necesite darle a un cliente un mensaje importante sobre su salud que usted piense que podría estar inclinado a ignorar o rechazar. En estos casos, la autoafirmación puede aumentar la probabilidad de que acepten el mensaje y tomen las medidas apropiadas.

2) ¿Cómo puedo utilizar mejor la autoafirmación en la práctica?

Puede ser mejor utilizar la autoafirmación cuando se trabaja uno a uno o en grupos pequeños y con tiempo a su disposición. En estos casos, usted podría preceder la entrega de un mensaje de salud por uno de los métodos de afirmación de valores que han sido probados y comprobados anteriormente. Consulte la página de recursos en el sitio web de la SARG para ver ejemplos en inglés de materiales que puede utilizar.

Discuta con su cliente si prefiere hacer la afirmación en privado o con usted presente. Trate de animarlos a que elijan hacer el ejercicio de autoafirmación en lugar de exigirles que lo hagan. Existen algunas pruebas de que la libertad de elección puede ser importante para ayudar a que la intervención funcione.

3) ¿De qué debo tener cuidado?

Asegúrese de que su mensaje de salud sea persuasivo. La autoafirmación debe alentar a sus clientes a tener una mente más abierta, lo que significa que es más probable que acepten un mensaje fuerte, pero también es más probable que rechacen un mensaje débil.

Utilice la autoafirmación con aquellos clientes que usted está seguro de que de otra manera se resistirán a su mensaje. Hay algunas pruebas de que la autoafirmación puede no funcionar o incluso ser contraproducente si los participantes no están a la defensiva en primer lugar.

En caso de duda, busque asesoramiento – estamos aquí para ayudarle.

Please follow and like us: