Mental ImageryPossible selves

Convertirse en su mejor versión como razón para los cambios de comportamiento

Por Winifred Gebhardt, Universidad de Leiden, Paises Bajos

Hace unos nueve años, me hice vegetariano de la noche a la mañana. En una novela que estaba leyendo, el personaje principal explicó que no podía comer nada “que en algún momento hubiera tenido un corazón latiendo”. Como un rayo, estas pocas palabras me marcaron. Me di cuenta de que así era exactamente como me sentía. Dejé de comer carne y pescado al instante, y desde entonces no he tenido ningún problema con esta nueva dieta. El nuevo comportamiento encaja perfectamente con la “persona que soy”.

Por el contrario, en el pasado solía correr regularmente y podía correr fácilmente siete kilómetros. Sin embargo, nunca me consideré una “persona deportiva”, y cada vez que percibía una barrera, como estar enfermo, me convertía en un teleadicto. Ahora ya no trato de “ser deportivo”, pero intento caminar siempre que puedo durante el día. Me considero una “persona activa”.

Nuestras acciones reflejan nuestro “yo”

Mi comportamiento de “no comer animales” coincide con mi autopercepción. Ser y comportarme como vegetariano me da una visión positiva de mi “yo” como una persona cariñosa y considerada, que ama a los animales. Cada vez que hablo sobre esta elección, o rechazo un plato con carne, mi “yo” se afirma.

Saber que percibimos lo que hacemos como parte de lo que somos y queremos sentirnos bien con nosotros mismos, es un punto de partida extremadamente útil para las intervenciones de salud. Por ejemplo, buscando cómo las opiniones positivas derivadas de nuestro comportamiento poco saludable (por ejemplo, beber bastante vino durante la cena, ya que me considero alguien que disfruta de la buena vida), pueden ser entendidas por otras personas como comportamientos menos dañinos o incluso saludables (por ejemplo, beber una alternativa sin alcohol que aún refleja un estilo de vida relajado). Entonces, la clave para cambiar es hacer que lo que hacemos sea relevante para el tipo de persona que consideramos que realmente somos. La denominada motivación integrada para el cambio, según la teoría de la autodeterminación, es lo más cercano que podemos llegar a la motivación intrínseca pura, en la que realizamos un comportamiento debido al placer de hacerlo.

Parte de nuestro “yo” vive en el futuro

Los humanos somos excelentes viajeros en el tiempo y pasamos casi la mitad de nuestro tiempo fantaseando con el futuro. En él, generamos una multitud de posibilidades para nosotros mismos en este futuro; opciones que se han llamado “Posibles yos“. Dirigen nuestro imaginario y aumentan nuestra apertura a las oportunidades relacionadas con los objetivos. Por ejemplo, una autoimagen futura “dejando de fumar” o como “exfumador” aumenta en gran medida las intenciones para dejar de fumar, los intentos para dejar de fumar y también el éxito para dejar de fumar. Por lo tanto, los fumadores deben poder representarse a sí mismos como “futuros no fumadores” antes de poder dejar de fumar. Mi colega Eline Meijer y yo, actualmente llevamos a cabo estudios en los que los fumadores imaginan el tipo de persona en que se convertirán si dejan de fumar y si continúan fumando. Los participantes escriben sobre estas imágenes y proporcionan imágenes / fotos que asocian con ellas. La intervención genera imágenes tales como: Si dejo de fumar, me convertiré en “una mujer fuerte, inteligente con carácter” o “un padre y marido más equilibrado y despreocupado”, y por el contrario: si continuo fumando, me convertiré en “una anciana con tos, jadeante y triste “o” un antisocial, apestoso, débil y enfermo “. Un primer hallazgo sorprendente es que la mayoría de las imágenes / fotos provistas son de naturaleza simbólica y no contienen personas o productos para fumar. Las asociaciones escritas con las imágenes incluyen: “despreocupado”, “completo” y “decisivo” versus “drogadicto”, “depresivo” y “desesperado”. Todavía tenemos que investigar si la intervención cambia el comportamiento, pero sospechamos que tener estas “autoimágenes” fácilmente accesibles cuando sea necesario, por ejemplo, durante los momentos de deseo y ansiedad, ayuda a mantener la dirección del comportamiento. Ya existe evidencia de la efectividad de las autointervenciones con imágenes futuras para otros comportamientos de salud como el ejercicio.

Prosperamos en grupos donde sentimos que pertenecemos

En la vida diaria, resistir los deseos o las tentaciones puede ser particularmente difícil en situaciones sociales. Como persona que renuncia, puede temer el rechazo social una vez que ya no se comporta en línea con sus amigos y familiares. También puede perderse actividades compartidas que aprecia. Muchas de nuestras autopercepciones se basan en los grupos sociales a los que pertenecemos. Por ejemplo, la mayoría de las personas que fuman o usan drogas se afilian a personas que también usan la misma sustancia. El uso de sustancias es un comportamiento normativo clave que define “ser parte del grupo”. Esto, a su vez, está asociado con todo tipo de otras cualidades valoradas. Por ejemplo, los jóvenes después de la rehabilitación pueden experimentar que sus amigos que consumen cannabis siguen siendo las personas con las que “empasta mejor”, incluso ahora que no consumen. Los que no consumen son son fácilmente vistos como más alejados de sus valores personales, son más aburridos o carecen de su “ingenio, lealtad y nivel de madurez”. Esto ilustra que el desafío de cómo seguir siendo un miembro valorado del propio grupo social debe estar en la cima de nuestra agenda cuando se trata de apoyar estilos de vida saludables.

Por lo tanto, para establecer un cambio duradero, necesitamos que las personas desarrollen auto-representaciones positivas en las que puedan ver a su yo futuro realizar el nuevo comportamiento saludable que está en línea con sus propios valores importantes, así como con su entorno social.

Recomendaciones prácticas

  1. El comportamiento tiene importancia directa para la experiencia y la imagen de uno mismo. Incentive a las personas a pensar creativamente en quiénes pueden convertirse, por ejemplo, creando tablas de estados ánimo de sus yo futuros ideales y temidos.
  2. Encuentre formas en que las auto-percepciones que están vinculadas al nuevo comportamiento pueden recuperarse en momentos críticos como el deseo o las tentaciones. Por ejemplo, pegue los paneles de estado de ánimo que ha creado en la pantalla de inicio de un ordenador, teléfono, así como recordatorios de por qué uno realmente desea cambiar.
  3. Ayude a las personas a incorporar su nuevo comportamiento dentro del contexto social que valoran, por ejemplo, practicando formas aceptables de desviarse de la norma del grupo. Por ejemplo, cuando se le ofrece alcohol, esto podría involucrar un educado “Te lo agradezco, pero no, gracias (ya he tenido bastante por hoy)”, o incluir el vínculo compartido: “Vaya, muchas gracias, siempre me tienes en cuenta!. ¿Qué tal te va últimamente?

Traducido por Luis García-González y Alberto Aibar.

Please follow and like us: